Área de Medio Ambiente y SostenibilidadParques y Jardines

Inicio | El Parque de Málaga > La Semana Santa y el manto de la Virgen de las Penas

La Semana Santa y el manto de la Virgen de las Penas


El Servicio de Parques y Jardines guarda en su memoria como un valioso tesoro la historia del manto de la Virgen de las Penas, y es que las flores y la Semana Santa tienen una vinculación más estrecha de lo que pensamos.

Manto de flores, año 2007

Para tratar de entender esta vinculación, tenemos que irnos a mayo de 1931, pues es en esta fecha donde comienza nuestra historia. Fue en este punto de la Historia donde una ola de violencia anticlerical azotó España, y muchos edificios e instituciones pertenecientes a la Iglesia Católica fueron quemados, saqueados o destruidos. Precisamente fue Málaga una de las ciudades más afectadas por estos sucesos. Entre las numerosas destrucciones, una pequeña capilla del siglo XVII, denominada iglesia de San José, fue saqueada, lo que produjo la desaparición de gran parte de su patrimonio artístico. Entre los escombros aparecieron la cabeza y la mano derecha de la Virgen del grupo escultórico de la Sagrada Familia, que fueron recogidos por una comisión de católicos malagueños que en 1933 encargaron al escultor granadino José Navas Parejo (1883 - 1954) su restauración, dando lugar a una Virgen Dolorosa que más tarde, en 1933, fue denominada por su cofradía Virgen de las Penas, tomando como referencia el título de una Virgen sevillana.

inicio11copia

En julio de 1936 comienza la Guerra Civil española, provocando un nuevo saqueo en la capilla de San José, en la que se perdió la primitiva imagen del Cristo de la Agonía, pero, afortunadamente La Virgen de las Penas pudo ser salvada, aunque hoy en día no se sabe exactamente el modo. Existen dos teorías al respecto: Una es que la Virgen de las Penas fue escondida en los almacenes de Baldomero Alfaro, y otra es que fue trasladada con mucho cuidado, nada más comenzar la Guerra, por el segundo Teniente Hermano Mayor de su cofradía al convento de las Madres Adoratrices de Málaga. No obstante, se ha escrito mucho al respecto y no hay claridad en el modo en que fue protegida de los actos vandálicos de aquellas turbulentas fechas.

Llegados a este punto, vamos a tratar un poco el tema de la transformación que se ha dado sobre la imagen original de la Virgen de las Penas. Si hacemos una comparación de la imagen primitiva con la actual, nos daremos cuenta de que lo único que se ha conservado hoy día es el modelado de su rostro, pues el escultor sevillano Antonio Eslava Rubio en el año 1964, le talló medio cuerpo y le añadió una policromía completa. Lo que se ha tratado de conservar es su tendencia devocional, pero en ella se observan los rasgos artísticos que probablemente impusiera el círculo malagueño de finales del siglo XVIII.

Imagen Virgen de las Penas 1943

Vemos entonces cómo la imagen de la Virgen de las Penas va tomando personalidad dentro de su cofradía, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía y María Santísima de las Penas,llegando a ser procesionada por primera vez el Lunes Santo de 1943 sobre un pequeño trono, vestida con una túnica blanca bordada en plata y luciendo un manto de terciopelo negro que fue prestado por la Cofradía de Mena. Al año siguiente, ante la falta de medios económicos y la imposibilidad de confeccionar un manto de terciopelo, Alfonso Cruz Núñez, jardinero mayor del Ayuntamiento de Málaga, realizó un manto de flores para esta Virgen como una solución transitoria hasta que hubiese recursos, pero lo que iba a ser una anécdota dentro de la Semana Santa se convirtió en una tradición que pervive hasta hoy día en la que trabajan afanosamente los jardineros municipales de nuestro Ayuntamiento. Hay que destacar que durante los años 1949 y 1950 la Virgen de las Penas lució un manto de terciopelo verde oscuro que no gustó a los malagueños. Fueron ellos los que pidieron que se volviese a realizar el manto de flores para la Virgen, de modo que los cofrades volvieron al manto de flores y desde entonces, además de ser conocida como Virgen de las Penas, también se le llama de una manera cariñosa la del manto de flores.

20150317132114141

Cada Martes Santo, la Virgen de las Penas luce un manto distinto que lleva entre quince y veinte mil claveles. Pincha aquí para consultar nuestra pequeña recopilación de archivos relacionados con el manto de las penas.